sábado, marzo 27, 2010

Un simple relato sobre Internet

Hace más de 13 años, mientras era un inocente estudiante, fue mi primera experiencia con la red de redes, hace más de 13 años, antes de que siquiera existieran las redes sociales, la web 2.0, la banda ancha, o incluso la burbuja .com. Cuando me enteré de la red fue leyendo una revista de videojuegos, me llamó la atención unas fotografías de las portadas de sitios web de empresas relacionadas al mundo Nintendo, que en aquél tiempo describí como "algo que se asemejaba a un documento de Word, pero interactivo", y unas direcciones, que extrañamente iniciaban todas como "www". Como programador, que era lo que estudiaba en la escuela, y creo que perfeccioné en mis estudios de ingeniería en informática, siempre me ha gustado experimentar y aprender sobre la tecnología, y al conocer la existencia de la "super carretera de la información" (como algunos la llamaron posteriormente, por un tiempo breve), me empecé a interesar por conceptos que hasta dicho tiempo me eran desconocidos
¿Qué era eso que ocupaba una página casi de curiosidades en la revista?
¿Porqué las direcciones de correo llevan ese extraño caracter que parecía una "a"? (@)
¿Como podía un niño de clase media acceder a dicho mundo, si los precios ofrecidos en la escasa publicidad de CTC bordaban los 40 pesos por segundo?
¿Porqué rayos le llamaban surfear la internet?

Rápidamente me empecé a obsesionar sobre como conocer la nueva tecnología, y por golpe de suerte, tengo una tía que en aquel tiempo trabajaba en la secretaría de un departamento en la gloriosa Universidad de Santiago de Chile, que años después convertiría en mi segunda casa por más de 6 años.
Mi tía trabajaba como secretaria, y su jefe tenía acceso a la internet en su computador, por lo cual me consiguió una breve sesión en la cual por fin tuve mi primer contacto con la red.

Mi Primera visita
Como era un niño informado, sin antes haber usado un browser, ya sabía sobre los buscadores, y algunas direcciones. Creo que la primera página que visité fue altavista.com, en mi opinión el buscador más popular antes de la llegada de Google, y mi breve sesión se trató de buscar información de juegos de super nintendo, y fotografías de Dragon Ball Z.
Ahora que lo miro en retrospectiva, tanta curiosidad por la internet, y lo primero que hice fue usarla inmediatamente en propósitos del ocio, jamás hubiera imaginado el potencial de la red, tanto para el ocio como para el trabajo, y la comunicación. Supongo que es la visión de un niño esta delimitada al juego y a la recreación. ¡Que viva la infancia!

Cuando dejé esa oficina salí con una sensación grata, y con deseos de repetir la experiencia, pero ahora desde mi hogar, pasarías 2 años para que mi sueño se hiciera realidad.

Antes de tener internet en mi hogar, tuve otra experiencia con la Internet, en una empresa que tenía una "linea dedicada", donde conseguí información sobre sqlserver, supongo que ahí empecé a ver el potencial de trabajo de la red, el cual duró poco, pues mis padres compraron un modem usado de 9600 baudios, donde tuve mi primeras torturas con el horrible sonido de marcado del modem, las inaguantables descargas, que para colmo eran interrumpidas cuando alguien levantaba inocentemente el auricular desde otro terminal telefónico.
Con la adquisición de un moderno modem de 56k, mejoró la experiencia, pero aumentaron los problemas, pues la popularidad de la red y sus beneficios comunicacionales aumentaban, lo que llevó a las primeras peleas por el uso del computador para chatear en latinchat, y después por usar el icq, el programa de comunicaciones lider de internet hasta la entrada (a la fuerza) del Messenger.

De éste último puedo contar como anécdota que en un inicio me rehusé a tener una cuenta de Messenger, pues jamás me gustó el servicio de Hotmail, y desde antes de usar linux ya encontraba malévolo a Microsoft, cosas de geek. Fue en la universidad donde me vi obligado a crear una cuenta para poder comunicarme con mis compañeros, pero por suerte existía passport, donde registré mi antiguo y desaparecido correo uolmail, y jamás usé una cuenta de Hotmail.

El vicio de la internet era tan grande, que era frecuente que el computador se mantuviera encendido hasta altas horas de la noche, aumentando los gastos de la luz y el teléfono, lo que me obligó a desarrollar un programa en Visual Basic, que actuaba oculto en el sistema, cortando la conexión si ésta pasaba el rango horario establecido en la configuración. Siempre pensé en publicar dicho programa, pues había pedido ayuda en un foro para realizar la función principal (cortar apenas de conectara la red), pero por esas cosas de la vida, dicho software nunca salió de mi computador. Me faltaron conocimientos de software libre, pues quizás no lo hice con un poco de egoísmo.


Hoy en día las cosas han cambiado, la sociedad y los medios de comunicación cada día dependen más de internet, la cual dejó de ser algo de curiosos geek "internerd" para pasar a ser algo que llegó a toda la población, no importando su edad, clase social o procedencia. La libertad de la que se respiró hace unos años internet cada día se va reduciendo. Antes de fotolog, o facebook, mucha gente común se interesó en la red por su capacidad para acceder fácilmente a contenidos audiovisuales, principalmente con el p2p.

Debido a la mal llamada piratería, las compañias de gestión de derechos de autor han ganado tal poder, que no hay programa p2p que no haya muerto ante las demandas en protección de los "artistas". En el pasado quedaron los programas de descarga de música donde encontrabas lo que quisieras, aún recuerdo la magnificencia del mejor programa de descarga musical de la historia, en mi humilde opinión claro está. Es obvio que me refiero a AudioGalaxy, el software donde encontrabas absolutamente todo. Nunca me defraudó. El modelo de negocio cambió, y aún no terminan de comprenderlo en su totalidad. A nadie le interesa un pedazo de plástico, el éxito de las compras de música en línea en países con poder adquisitivo lo prueba.

En estos 13 años, además del nacimiento y fusilamiento de los programas p2p, he visto el nacimiento del bloqueo y la censura en internet. Lamentablemente en algunos países quedó en pasado la libertad de acceder a la información que le interesa a las personas. Lentamente los gobiernos de diversas naciones intentan retomar el control de la información al que están sujetos los medios tradicionales. La censura se va apoderando cada vez más de la red, no sólo en China, sino también en países europeos, en Australia, y muchos otros países, ya sea mediante el uso de instrumentos judiciales, o modificando la ley para controlar el flujo de la información, bloqueando y persiguiendo a quien publique información poco favorable para los mesquinos intereses de los que gobiernan.

El futuro de internet me cuesta imaginarlo, no sé que de qué serán capaces las nuevas generaciones. Ya he conocido a jovenes que se expresan más a través del twitter que en persona, que son expertos en la administración de sistema de gestión de contenidos, y que viven su vida en función de la red. ¿Qué increíble ocurrencia tendrán que revolucionará la red? Lo desconozco, pero creo que me costará comprenderlo, tal como me costó entender twitter en su inicio. Prueba de eso, casi como burla ante mi falta de visión de futuro sobre la emergente red social, mi cuenta aún dice en la descripción "esto es una soberana estupidez", lo qué escribí al crear mi cuenta, por ocio, pues fue mi primera impresión sobre escribir a la respuesta ¿que estás haciendo?
La famosa frase de twitter, al traducirla al español atinadamente quedó como ¿qué pasa?, pues desde su concepción, se transformó en el medio de información instantánea más exitoso del planeta.

Del texto que usted amable lector acaba de leer, claramente se describe que, a pesar de ser un adulto joven, hoy me siento un abuelo de Internet, un medio que uso absolutamente todos los días, que reemplazó en mi vida a la televisión (a la radio jamás)

1 comentario:

  1. ufff.. que buena crónica (así creo que le llamaría un periodista).
    Yo recuerdo de esa época los chat en applets de java que facilmente podia tomar sus 10 minutos entre descarga y el deploy (eso le tomaba fácilmente a mi viejo 486 con windows 95). Debo agregar también que las desconexiones en mi casa también se producían porque mi perra se comía el laaaargo cable de teléfono que habia que tirar para poder llegar al computador.
    Muy interesante la comparación que haces con los niños/jóvenes de ahora con nosotros hace 13 ó 14 años atrás. A nosotros no nos costo nada adaptarnos al Internet. De hecho fue el paso casi natural, pero no ha sido lo mismo con la infinidad de herramienta que existe hoy en dia como facebook, twitter, fotolog etc. Yo no me he podido animar a usarlas, de la misma forma en que me anime a conectarme a Internet.
    Saludos,
    Roberto

    ResponderEliminar

Su comentario es bienvenido y agradecido